5 errores en tu búsqueda laboral

CincoErroresEnLaBusqueda

[box type=»shadow» ]Pueden parecer cuestiones pequeñas, obvias y, a veces, sin importancia. Pero si logras evitar estos cinco errores que muchos candidatos cometen en su búsqueda laboral, ya habrás marcado una diferencia en el proceso de selección y te habrás apuntado un gran tanto a tu favor.[/box]

  1. CV extensos: el CV ideal tiene sólo 1 página. Recuerda que los reclutadores no le dedicarán más de 30 segundos. No quieres desaprovechar ese tiempo con un montón de información irrelevante. En una sola lista bien sintetizada y atractiva puedes lograr tu único objetivo: generar interés y ser convocado a una entrevista. No hace falta decirlo “todo” ni “casi todo” en el CV, sino resumir las cuestiones más relevantes y llamar la atención de nuestro entrevistador. Si tu curriculum tiene más de dos páginas, ¡tienes un trabajo que hacer!
  2. CV creativos: a menos que seas un diseñador buscando empleo en tu propio campo, olvídate de intentar ser creativo. Los reclutadores buscan la practicidad en los CV, antes que la originalidad. Si el color, el tipo de fuente, el formato o cualquier otro accesorio se interpone en la lectura lineal de tu curriculum, estás poniendo trabas a su lectura. Probablemente, tu reclutador no esté interesado en la combinación de colores que más te agrade y éste detalle simplemente distraiga su atención de lo que realmente le interesa: tus conocimientos y experiencia. Un buen CV será sencillo pero atractivo y tendrá puntos, espaciados y números que agilicen su lectura y permitan captar velozmente el carácter y la valía del candidato.
  3. No mencionar a la compañía en tu carta de presentación: tu futuro empleador quiere que tú quieras su compañía. Es así de simple. Una carta de presentación no solamente no puede dejar de mencionar el puesto deseado, sino, además, el nombre de la empresa. Debes mostrar tu pasión e interés por el trabajo, pero especialmente por el lugar en donde te emplearán. Es un hecho que no convencerás a un empresario de tu genuino deseo de trabajar para él, si ni siquiera has sido capaz de recordar el nombre de su compañía.
  4. Hacer una larga lista de buenas cualidades de la empresa: tus entrevistadores conocen la empresa y son realistas. Saben que es un buen lugar para trabajar, pero tampoco se fiarán de quienes se dediquen a elogiar a la compañía todo el tiempo. Mantente precavido en este sentido y expresa tu entusiasmo con mesura. En muchas ocasiones, dependiendo del puesto, los entrevistadores pueden poner a prueba al candidato con preguntas sobre las cosas que modificarían de la empresa o el puesto. Estarán examinando tu sentido crítico y, en este punto, es bueno tener planeada una respuesta que demuestre que tienes buenas ideas para aportar.
  5. Críticas agresivas a la empresa: éste sería el contrapunto del anterior error. Saber hacer una crítica constructiva requiere habilidad. Y, si bien en ocasiones los reclutadores quieren escuchar el análisis de los candidatos y evaluar su sentido crítico, la falta de tacto o de un lenguaje apropiado puede hacernos ver como arrogantes y agresivos. Cuando quieras aportar una buena idea para mejorar algo de la compañía, evita usar diminutivos, palabras peyorativas o expresiones denigrantes respecto al trabajo que la empresa está haciendo en la actualidad. Recuerda que, seguramente, hay gran cantidad de personas trabajando por sacar adelante esa firma y se merecen todo el respeto y la consideración por su trabajo. Críticas sí, agresiones no.

 

 

Vía Adecco