Matrículas de colegios online se triplicaron en los últimos seis años

Vía lahora.cl

Si en 2013 solo 346 estudiantes chilenos se matricularon en colegios online en el país, hoy en día más de 1.200 alumnos optan por esta modalidad. Además de impartir cursos diferentes al sistema tradicional, como robótica o astronomía, las clases web son recomendadas por especialistas y apoderados.

Bien lo sabe Rubén Marambio (53), padre de Luna y Eliel, quienes cursan octavo básico y primero medio en el colegio Senda Nueva, un establecimiento en línea que cuenta con más de 210 alumnos en todo Chile.

La historia de los Marambio, así como la de varias familias que optaron por el formato digital, se caracteriza por constantes cambios de domicilio, que los llevó a entrar y salir de ambos sistemas de escolaridad.

Sin embargo, y de forma definitiva, Rubén afirma que sus hijos no volverán al colegio estándar.

“Los saqué de sus liceos convencionales porque, pese a la buena calidad, las exigencias eran muy grandes, sobre todo pensando que siguen siendo niños”, explica.

“En los liceos normales no pueden jugar ni entretenerse, solo hacer tareas. Así que decidimos sacarlos por salud mental de la familia. Hoy son adolescentes felices, que se dedican a las materias que de verdad les importan”, detalla Rubén.

¿Para quiénes?

Rodrigo Faunes, director de Desarrollo de Senda Nueva, afirma que a este tipo de colegios “llegan deportistas destacados, niños que tienen algún tipo de enfermedad y también menores que por tradiciones religiosas no quieren asistir al sistema tradicional”.

“Hay niños que tienen que viajar constantemente por la profesión de sus padres y suelen perder hasta dos años de escolaridad. Además, tenemos a alumnos que padecen de Asperger o fobias escolares”, asegura Faunes.

En tanto, la sicóloga infanto-juvenil y docente de la U. San Sebastián, Fernanda Orrego, recomienda estudiar online solo “en ciertos periodos de la vida de los alumnos. Por ejemplo, si un joven sufrió bullying y debió abandonar su establecimiento, sería buena idea terminar lo que queda de semestre bajo esta modalidad”.

Excepciones

Pese a lo anterior, Orrego advierte que “de todas formas sobreproteger al alumno del mundo exterior no es bueno para su formación”.

Y agrega que “el colegio no solo es un espacio para el conocimiento, sino que también donde se debería desarrollar de forma integral la identidad del alumno y eso se logra interactuando con otros”.

Situación que si bien Rubén Marambio asume como verdadera, comenta que “ese déficit social se suple con tiempo extra para actividades que ellos elijan”.

“Mis hijos tienen contacto con sus amigos, tanto en el mundo físico como a través de internet, donde conocen gente de otros países”, complementa Marambio.

¿Están autorizados por el Mineduc?

Mientras desde Senda Nueva, uno de los cuatro colegios online en Chile, su directora académica Ximena Salgado afirma que “el proyecto educacional cumple con todos los requisitos que el Ministerio de Educación exige”, desde la entidad pública aclaran su estatus.

“Los colegios online no cuentan con Reconocimiento Oficial, lo que significa que los estudios que allí se cursan no son válidos, pues para obtener el Reconocimiento Oficial del Estado, los establecimientos y sus sostenedores deben contar con mobiliario, equipamiento, elementos de enseñanza y recursos educativos”.

Sin embargo, luego agregan que “sabemos que hay familias que, en el marco de su libertad, optan por no enviar a sus hijos al colegio y los educan en casa o se inclinan por otras opciones. En estos casos, los niños, niñas y jóvenes pueden validar sus estudios a través de la rendición de exámenes libres, proceso que se puede realizar varias veces en el año”.