Tenga cuidado con los remedios de invierno

Vía lahora.cl

¿Sabía que los antigripales no pueden ser usados por pacientes con riesgo cardiovascular o que la elección de un medicamento equivocado para la tos podría empeorarla? Si no estaba enterado de lo anterior, la química farmacéutica del Servicio de Salud Metropolitano Occidente, Loreto González, nos entrega algunas consideraciones básicas para tener en cuenta antes de utilizar medicamentos que aminoran o tratan algunos malestares leves. “Aunque podemos adquirirlos sin receta médica, pueden representar un riesgo cuando no se utilizan correctamente”, recalca la especialista.

Antigripales

Estos medicamentos pueden controlar el aumento del flujo nasal y la congestión, pero no son del todo seguros. Ojo, que no pueden ser utilizados por pacientes con riesgo cardiovascular porque pueden aumentar la presión arterial y no están aprobados para niños menores de 2 años. La recomendación es utilizarlos sólo con indicación médica.

Antitusivos

Antes de escoger un medicamento para la tos es esencial saber frente a qué tipo de tos se encuentra porque la elección de un tratamiento equivocado podría empeorarla:

- Tos seca: los medicamentos antitusivos deben ser indicados por un médico porque pueden presentar efectos secundarios.

– Tos con flemas: los fármacos que ayudan a fluidificar las flemas y facilitar su expulsión no son una buena alternativa para los menores de 2 años, ya que en esta etapa aún no se ha desarrollado bien el reflejo de la expectoración (expulsión de las flemas mediante la tos o el carraspeo).

Analgésicos

Se pueden usar para fiebre y dolor de garganta. El paracetamol en dosis correcta (no más de 4g al día) es una buena alternativa para iniciar, pero al no tener efecto antiinflamatorio no ayudará si el dolor de garganta va acompañado de dolor de oídos o disfonía. En esos casos se debería optar por un antiinflamatorio, como ibuprofeno y naproxeno en dosis bajas.

Medicamentos para prevenir resfríos

Esta es una medida que no presenta ningún beneficio y que podría ser perjudicial para la salud. Lavarse las manos, tener una alimentación saludable, hacer ejercicio y evitar cambios de temperatura sí son medidas que pueden ayudar a protegerse de un resfrío común.