74,8% de los ludópatas pertenecen al nivel socioeconómico más bajo

Vía publimetro.cl

Un estudio realizado por la Corporación de Juego Responsable y la Universidad Andrés Bello destacó que la cifra en el segmento D aumentó bastante en comparación al 2015. De los jugadores patológicos, solo un 1,5% pertenece al segmento ABC1.

Los ludópatas o jugadores patológicos llevan su adicción a un punto extremo. En los peores casos, pueden perder su casa por las apuestas. Pueden dañar sus relaciones familiares o incluso alcanzar trastornos de ansiedad y depresión. El año 2015 se hizo el primer estudio para definir como es el perfil de los ludópatas chilenos. En aquel entonces, el 49,3% pertenecía al segmento D, el más pobre de la población.

En una nueva medición, realizada el 2018 por la Corporación de Juego Responsable y la Universidad Andres Bello y presentada recientemente, dicho porcentaje aumentó de manera considerable. Actualmente un 74,8% de los ludópatas chilenos pertenece a ducho segmento. Solo un 1,5% pertenece al grupo ABC1. Un 13,4% pertenece al segmento C2 y otro 10,3% al grupo C3. De acuerdo a Juan Carlos Oyanedel, sociólogo y ejecutor del estudio, “si bien la proporción de jugadores problemáticos y patológicos no ha variado significativamente respecto al estudio anterior, la proporción de jugadores en riesgo ha aumentado 1,9% respecto a 2015, siendo los hombres de una edad mayor y de segmentos vulnerables de la sociedad los más expuestos”.

Lotería, raspes y traga monedas

De los encuestados, un 67,5% señaló gastar dinero en boletos de lotería, un 46,9% en raspes. un 36,7% en máquinas traga monedas (fuera del casino), un 13,6% en carreras de caballos, un 11% en eventos deportivos y otro 11% en máquinas de casino. Cabe destacar que la única de estas categorías que mostró un aumento en su porcentaje respecto a la medición anterior fue la de las máquinas traga monedas fuera del casino. Pero los riesgos van más allá del juego en si.

Oyanedel agrega que de aquellos jugadores en riesgo “se observaron variables psicosociales desfavorables, principalmente en términos de ‘poliadicciones’, ya que tienen mayor prevalencia al uso de tabaco o alcohol, sumado a estrés familiar y financiero. Esto lleva a la necesidad de evaluar a la población en riesgo como un problema de política pública”. Carlos Zúñiga, psicólogo de la Universidad Católica explica que «estas situaciones de adicción traen consigo otros problemas asociados que exponen a las personas al desarrollo de otras patologías de salud mental como depresión o ansiedad».

Los riesgos

En esa misma línea, Ángela Carmona, psicóloga de la ONG Agrupación de Jugadores en Terapia (Ajuter) y vocera de la Corporación de Juego Responsable, hizo un llamado “a la acción para que los organismos públicos tomen conocimiento de esta problemática con el fin de generar una red de apoyo y también educar con respecto al juego». En entrevista con Publimetro, la especialista enfatizó en la necesidad de abordar el tema desde el Estado.

«Deberían existir políticas públicas que aborden esta problemática, considerando los riesgos a los que se expone el jugador y su familia», señaló. Respecto a los ministerios que deberían involucrarse en el tema, Carmona señaló al Ministerio de Salud y al Ministerio de Educación. El psicólogo Carlos Zúñiga agregó que «generalmente las personas que he tratado con esta problemática llegan derivados por ansiedad o depresión y después, en el trayecto, vemos que se trata de una ludopatía».

«Muchos señalan que les genera incomodidad ir al consultorio y pedir ayuda por adicción al juego. Eso responde a un cierto tabú frente al tema, y estas cosas solo pueden superarse con educación sobre el tema y campañas informativas», agregó. La evaluación del experto cobra aún más fuerza con otro de los datos del estudio: olo el 0,8% de los encuestados declaró que ha deseado recibir ayuda para dejar de jugar o apostar.

PSICÓLOGA DE LA AGRUPACIÓN DE JUGADORES EN TERAPIA: «NO IMPORTA EL MONTO APOSTADO, LO CLAVE ES SU CONDUCTA»

Ángela Carmona es fundadora de Ajuter, actualmente es su directora de terapia y a la vez es vocera de la Corporación de Juego Responsable, de la que también son parte Sun Dreams, Enjoy y Polla Chilena de Beneficencia. La especialista explicó a Publimetro que la organización busca alertar, educar y prevenir estos casos donde el juego llega al extremo. «En Ajuter nos llegan casos de personas que están absolutamente destruidas. Lo han perdido todo, tienen trastornos de ansiedad y la relación con su familia tampoco es de las mejores», añadió. En este aspecto, la especialista apunta a que les gustaría tener una mesa de trabajo con las autoridades.

Angela

«Si una persona va a un consultorio a pedir hora para el psiquiatra o psicólogo por tener problemas con el juego, lo más probable es que no se la den. En ese sentido, nosotros les recomendamos que la pidan por las consecuencias de este problema, como ansiedad o depresión», explicó. Por este y otros motivos, Carmona cree que el Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación tienen tareas pendientes con este tema.

Perderlo todo

«Los ludópatas pueden perderlo todo si no cuentan con el apoyo necesario. La adicción al juego debería contar con cobertura de salud, para evitar llegar a extremos y considerando que en la mayoría de los casos, las personas acceden a ir a tratamiento cuando ya no tienen dinero para pagar a un especialista», añadió. En el caso del Ministerio de Educación, la psicóloga cree que «así como se educa a los niños respecto a drogadicción y alcoholismo, también se les debe educar sobre el riesgo de las apuestas».

tragamonedas

El estudio sobre la materia señaló que el uso de máquinas traga monedas fuera de casino aumentó respecto a la medición anterior. Carmona considera que las máquinas ilegales pueden ser un factor. «El uso de esas máquinas lamentablemente se concentra en la Región Metropolitana y ambos estudios se hicieron acá. Sería de gran utilidad poder contar con estudios que también aborden la realidad en regiones, donde podrían aumentar otros mecanismos de apuestas. Pero no tenemos como medirlo sin el apoyo del Estado», agregó la especialista.

¿Cómo reconocerlos?

Algunos de los aspectos para reconocer a un ludópata según la especialista se basan más en la actitud que en el monto que gasta. «Por ejemplo, si gasta los 1.000 pesos que tenía para el pan en apostar, es una señal. Más que si gastara 5.000 pesos que tenía para entretenerse. Por que ahí se está demostrando que su adicción fue más fuerte que cubrir una necesidad», explicó. Carmona señaló que el proceso va en aumento y que el adicto al juego comienza a planificar a qué hora ir a apostar, como hacer que sus familiares no se den cuenta y cómo acceder a más dinero.