Uno de cada tres chilenos se siente estresado

Sondeo realizado a personas entre 15 y 74 años indicó que el nivel de estrés y felicidad aumentó en comparación con las cifras del año 2012.

ESTRES

Según la última encuesta Chile 3D-2013, de GFK Adimark, los chilenos se sienten cada vez más felices con sus vidas, alcanzando un 66% de satisfacción. Sin embargo, el estudio también indicó que el 34% de las personas se autocalifica como muy estresadas y  el número de quienes se consideran muy relajados disminuyó en un 21%.

Las cifras parecen contradictorias y surgen interrogantes sobre cómo se puede ser feliz con tanto estrés. Según Marcela Merino, directora del Centro Imagina y psicóloga de la Pontificia Universidad Católica de Chile, la felicidad es un estado que va más allá de los momentos de estrés o agotamiento. “Podríamos decir que la satisfacción con la propia vida es razón suficiente para sentirse feliz, independiente de que se esté sobrecargado laboralmente, por ejemplo”, indica.
La especialista señala que todos tienen distintos umbrales para el estrés. “En términos generales, podría decirse que la exigencia permanente a un alto rendimiento es un punto común a las fuentes de estrés, sean estas laborales o no según la persona”, explica. Además, agrega que el agotamiento es una respuesta natural y adaptativa del ser humano ante situaciones que amenazan su bienestar físico y mental y revela que cuando el estrés se cronifica, se está  ante un cerebro en permanente hiperalerta y tensión, lo cual genera síntomas progresivamente mayores.

Vías de escape

Los resultados de la encuesta indicaron que las principales actividades para desestresarse son individuales. El 28% reveló que la TV era su actividad favorita, seguido de un 25% que prefería escuchar música. 
“Cada persona debe encontrar el tipo de actividad que le ayude”, sostiene la psicóloga. Considera que para muchos, el deporte, ya sea individual o grupal, es una alternativa, mientras que para otros es la lectura o la música. “Lo importante es que podamos encontrar aquello que nos ayude a reconectarnos y que disfrutemos, ya que, por increíble que parezca, muchísima gente no sabe lo que le gusta hacer y no tiene una actividad de goce plenamente”, opina.

Cómo combatir el estrés

El estrés se ha transformado en un problema de salud ya que a nivel físico, aumentan los niveles de adrenalina y cortisol, lo que altera el sistema inmunológico. Esto provoca que las personas más estresadas tengan cuadros de resfrío, ansiedad, irritabilidad, dolores crónicos y enfermedades.
El reflejo de lo anterior se evidencia en que el 40% de ausentismo laboral se debe al estrés, que a la vez causa el 30% de licencias médicas.
Para evitar estos cuadros de agotamiento, la psicóloga Marcela Merino sugiere que lo primero que se debe hacer es reconocerse estresado y necesitado de un cambio en la rutina para poder enfrentarlo. “A veces pequeños cambios en las actividades diarias mejoran mucho las cosas, ya que incluso temas muy concretos, como la falta de organización, aumentan inimaginablemente la vivencia de estrés”, comenta.
En otros casos, cuando el estrés se ha vivido de manera crónica, considera que es recomendable buscar cambios a largo plazo. “Los cambios permiten a la persona hacer modificaciones profundas en su manera de enfrentar las situaciones que terminan por estresarle como asumir muchos compromisos, pocas estrategias emocionales, etc”, concluye.