Los gestos te delatan en la entrevista de trabajo

Muchas empresas contratan a expertos en lenguaje corporal para las entrevistas. ¿Lo sabías?

Muchas empresas contratan a expertos en lenguaje corporal para las entrevistas. ¿Lo sabías?

Siempre os decimos que en las entrevistas lo que contamos es tan importante como los gestos o la forma en que lo decimos. Hoy vamos a entrar en detalle sobre esto, os vamos a contarcómo te pueden delatar tus gestos y cuáles son los adecuados.

No es de extrañar que muchas empresas acudan a psicólogos o expertos en la lectura del lenguaje corporal para analizar tus gestos y tu comportamiento, ya que todo lo que hagas tiene su significado. Saber que te van a estar analizando es una razón más para estar nervioso, pero por esa razón os vamos a contar lo que tenéis que hacer, y de esa forma tendréis una actitud más relajada y la situación bajo control.

Como decíamos, es normal estar nerviosos, pero ten en cuenta que te van a preguntar cosas sobre ti, es decir, nada que no sepas. Lo que buscan es indagar en tu personalidad, así que es el momento de estar seguro de ti mismo y de saber qué quieres.

Además de esto, hay que sumar los gestos y la posición que son fundamentales, así que vamos a entrar en materia.

No hay que cruzar ni brazos ni piernas. Si lo haces estás adoptando una postura defensiva, como si quisieras cubrir, ocultar o bloquear algo. Por el contrario, tampoco tienes que exagerar tu confianza.

Una forma de reflejar confianza es mirando al reclutador a los ojos. No pasa nada si eres tímido, pero si aguantas la mirada estás dando a entender que tienes confianza en ti mismo. Tener una mirada esquiva se puede interpretar como que estás mintiendo o tienes miedo. Ocurre lo mismo si sujetas algo contra el pecho; esto se traduce como miedo a los retos.

En esta misma línea es importante la postura. Tienes que sentarte derecho, con la espalda recta. Si te recuestas demasiado o te inclinas mucho no inspirarás respeto al entrevistador e interpretará que tienes dudas. Sentarse al borde de la silla significará que estás indeciso, impaciente e inseguro.

Las manos, todos sabemos que son importantes, pero muchas veces no sabemos qué hacer con ellas. Para empezar tienen que estar lo más quietas posible. Si nos tocamos la cara, el pelo, la nariz, etc. estamos dejando ver que tenemos dudas, inseguridad, que estamos nerviosos e incluso mintiendo. En España tendemos mucho a gesticular, y no es malo siempre que se haga con moderación y para ayudar a explicar lo que estás contando.

Te recomendamos que las manos las tengas en las rodillas o en la mesa, y que evites agarrar la silla o juguetear con algún objeto. Si haces eso estarás dejando ver que estás nervioso y tenso. Tampoco debes apoyarte en ellas, por ejemplo, cuando apoyamos la cara en la mano reflejamos aburrimiento y falta de interés. Sin embargo, si nos acariciamos el mentón lo interpretarán como una aceptación positiva ante lo que nos están contando. Ocurre lo mismo si asentimos mientras el reclutador nos está contando algo.

En definitiva, te aconsejamos que tengas las palmas de las manos abiertas y hacia arriba, porque reflejan sinceridad y buenas intenciones, y que lo combines con dedos entrelazados ya que dejan ver una actitud de autoridad y seguridad.

Es bueno que sonrías de forma amplia y sincera. No vas a conquistar al entrevistador por tu simpatía, pero sí conseguirás un ambiente más relajado y cómodo.

Vía Universia