Razones válidas para renunciar a un trabajo

Un ambiente laboral agradable es un factor clave a la hora de evaluar tu permanencia en la empresa

Un ambiente laboral agradable es un factor clave a la hora de evaluar tu permanencia en la empresa

[box type=»shadow» ]¿Te sientes desbordado y odias tu trabajo? ¿Maldices el hecho de levantarte todos los días para ir a trabajar? ¿No tienes buena relación con tus compañeros? Renunciar parece ser la solución a todos tus problemas, pero cuidado: si lo haces de forma impulsiva se puede convertir en un problema mayor a los que tenías.[/box]

El hecho de renunciar a tu trabajo debe ser algo premeditado. No es la solución a un enojo o impulso, sino que debes estar completamente seguro y es recomendable que lo hayas hablado con personas imparciales que puedan darte su punto de vista.

Recuerda que el hecho de renunciar sin haber conseguido un nuevo empleo puede ser el comienzo de un gran problema, debido que el salario no lo es todo, pero sin él nos resulta muy difícil llevar nuestro día a día de forma normal.

Existen varias razones por las que un empleado renuncia. A continuación, te presentamos algunas para que evalúes con cuales te sientes identificado y puedas analizar si es una razón que justifica el hecho de abandonar tu empleo.

1. Posibilidades de desarrollo

Es uno de los motivos más citados en los casos de renuncia a un empleo. Si el trabajador percibe que ya no puede subir de puesto, enfrentar nuevos retos, aprender nuevas habilidades o avanzar en la empresa, seguramente buscará un lugar que le brinde estas oportunidades. En este caso renunciar puede ser una opción válida, siempre y cuando ya hayas empezado una nueva búsqueda laboral.

2. Competitividad salarial

El hecho de no tener aumento de sueldo ni reconocimiento de otro tipo llevan al estancamiento del trabajador. Procura hablarlo con tu jefe y explicar las razones por las que crees que efectivamente lo mereces y de acuerdo a su respuesta evalúa el hecho de conseguir un nuevo trabajo.

3. Sobrecarga laboral

Con el fin de equiparar la balanza comercial de las empresas, muchas han tenido que acudir a lasreducciones de personal. Si el trabajo que antes hacían dos personas ahora debes hacerlo tú solo, es entendible que termines agotado y que reconsideres la idea de seguir en esa compañía.

4. Falta de motivación

Cuando el empleado siente que sus aportes no significan nada para la empresa, y que su trabajo y sus opiniones no son tomados en cuenta, es probable que renuncie. Cuando la empresa no tiene un rumbo definido o sus superiores no le muestran hacia dónde está dirigida su labor, frecuentemente el trabajador opta por renunciar. En este caso debes estudiar tus propios objetivos y analizar si se corresponden o no con los de la empresa. Si consideras que no, es una buena razón para renunciar. El crecimiento personal es uno de los motivos más importantes para buscar un nuevo empleo.

5. Ambiente laboral insoportable

Si no toleras a tus compañeros de trabajo ni la relación que tienes con el superior de tu área, considera la opción de renunciar. De lo contrario, el hecho de ir a trabajar todos los días te resultará una carga y terminarás odiando tu puesto.

Vía Universia