¿Por qué no me han llamado de una entrevista?

Imagen cortesía de http://www.psicologialaboral.net/

Imagen cortesía de http://www.psicologialaboral.net/

A veces, una persona sale con la sensación de haber hecho las cosas bien, de ser el mejor candidato para un puesto, y sin embargo no lo seleccionan. Es posible que exista un candidato mejor, que cumpla todavía más con los requerimientos de la empresa y el puesto, pero también puede ser que se hayas cometido un error inconsciente.

El problema de estos errores es que se vuelven a cometer una y otra vez hasta que llega el momento en que, por un casual, a la empresa no le importa y considera que se cumplen los requerimientos para trabajar en ese puesto.

Aquí te presentamos algunas razones por las que te podrían haber descartado para el puesto al que postulabas:

  • Por entrar en la entrevista fumando o mascando chicle, o comiendo un caramelo, o comiendo o bebiendo cualquier cosa.
  • Por contestar con monosílabos, ya que denota poco interés.
  • Ir mal vestido, sin asear  o con una apariencia poco agradable.
  • Por molestarte con alguna pregunta o mostrar rechazo, incluso por negarte a responder.
  • Por decir que no tienes defectos. Intenta mostrar al menos los “defectos buenos”, pero poca confianza denotas si piensas que eres la persona perfecta.
  • Por criticar a alguien, hablar mal de alguien o ser irónico. Aunque hables mal de la competencia de la empresa ¡eso está mal visto!
  • Por mostrar excesivo nerviosismo. A veces lo hacemos sin querer, jugando con algo, con el lenguaje corporal. Hay que saber controlarlo. En ocasiones a los entrevistadores no les importa demasiado, pero en otras lo tienen en cuenta.
  • Por mentir.
  • Por dar muchos rodeos a la hora de responder.
  • Por no dejar que tu entrevistador termine de hacer las preguntas, o interrumpirle cuando quiere hablar.
  • Por ser pesimista.
  • Por ir a la entrevista con tu madre (o con tu abuela, es igual). Ve a la entrevista sin compañía. ¡Tú puedes! Si alguien va contigo, que se quede cerca de la empresa pero sin entrar.
  • Hiciste una entrevista impecable, pero ¡media hora después de la cita! Ser impuntual es un gran error cuando se trata de algo serio como una entrevista de trabajo.
  • No llevar lo que te solicitaron. Currículo vitae, certificados de los títulos, entre otros.

 Fuente: www.gestion.or