Confirman que «quien madruga, Dios lo ayuda»

Vía lahora.cl

Un reciente estudio del Instituto de Psicología Médica de la Universidad Ludwig-Maximilian de Munich, Alemania, reveló que los noctámbulos, o sea quienes se levantan muy tarde, presentan un mayor riesgo de salud si se les compara con las personas que madrugan a diario.

Según la institución europea, los madrugadores tiene menos probabilidades de padecer enfermedades al corazón, problemas metabólicos y cerebro vasculares. Al mismo tiempo, se ha demostrado un incremento en las muertes prematuras, trastornos sicológicos y enfermedades respiratorias de quienes no madrugan.

El trastorno se conoce como “Jetlag Social”, o como “Fase Retrasada del Sueño” y afecta a aquellos que se duermen y despiertan más tarde. Al respecto, Pablo Guzmán, neurólogo especialista en sueño de la Clínica Somno, explica que “es un desorden del ciclo circadiano que se da por falta de exposición a la luz solar en las mañanas”.

“Es muy habitual en jóvenes que se quedan despiertos hasta tarde mirando el celular, en la consola o viendo series y películas, y que los fines de semana se despiertan aún más tarde que en la semana. Muchas veces se confunde con insomnio, por lo que a veces es mal manejado con inductores de sueño o ansiolíticos”, agrega.

El especialista aconseja, para combatir la patología, que “no se usen alarmas en los días libres, pero sí el uso de un visillo en las ventanas que deje entrar la luz solar, y evitar así los blackout que no permiten que entre luz natural”.

Finalmente, sobre la creencia de que se puede dormir hasta tarde otros días para recuperar el sueño, Guzmán advierte “que esto es absolutamente falso. Lo único que se logra es desajustar nuestro marcapaso biológico”.