Más de la mitad de los trabajadores no logra desconectarse del trabajo durante sus vacaciones

Vía Adecco, Constanza Retamal.

El uso constante del teléfono móvil, la revisión de correos electrónicos y la preocupación por tareas pendientes, son algunos de las principales distractores.

Enero y febrero son meses en los que muchas personas deciden tomar vacaciones, renovar energías y recuperar el bienestar físico y mental. Sin embargo, este período no siempre es sinónimo de descanso.

De hecho, según un estudio elaborado por la empresa de Recursos Humanos Adecco Chile a  más de 1.300 trabajadores a nivel nacional, el 54% de los encuestados asegura que no logra desconectarse del trabajo en sus vacaciones de verano.

 “Estamos viviendo ritmos vertiginosos en el mercado laboral, donde los avances tecnológicos hacen que sea cada vez más fácil conectarnos el mundo desde cualquier punto geográfico y seguir atados a la rutina diaria”, comenta Suyin Palma, directora de Responsabilidad Social Corporativa de Adecco Chile

En esa línea, algunos de los principales distractores para un pleno descanso son la revisión de correos electrónicos y redes sociales, recibir y hacer llamados telefónicos desde y hacia el lugar de trabajo, y la excesiva preocupación por tareas pendientes, lo que aumenta el estrés y la ansiedad.  

“Los chilenos tenemos una tendencia a querer estar siempre al tanto de lo que sucede en la oficina Sin embargo, es importante que el descanso sea visto como un período valioso, que se escoge especialmente para disfrutar con la familia, amigos, visitar nuevos lugares y relajarse”, explica Suyin Palma.

En esa línea, la experta recomienda propiciar una buena desconexión mediante ciertas prácticas. “Lo ideal es desconectarse del teléfono celular mientras sea posible y usarlo sólo en caso de emergencias. Por otra parte,  es bueno planificar con tiempo las vacaciones y organizar los pendientes, ya que de lo contrario se transformará en una preocupación que obstaculizará nuestro descanso”.

Al mismo tiempo, la confianza en el equipo de trabajo y aprender a delegar las funciones son aspectos fundamentales. “Si logramos hacerlo, la desconexión total es muy posible de lograr. La mayor retribución es que al término de las vacaciones, los colaboradores habrán tenido una pausa provechosa y retornarán con un mayor nivel de compromiso y productividad”, concluye Suyin Palma.