La necesidad de combatir el plástico: 13 millones de toneladas van a parar al mar en un año

Vía chvnoticias.cl

Debido a las grandes cantidades de este material que termina en el océano, la cifra para la biodiversidad marítima es alarmante, ya que se espera que de aquí al año 2050 haya más plástico que peces.

Cientos de especies marítimas se ven afectadas, la flora y fauna del planeta se pone en peligro al igual que nuestra vida. Ese es el efecto del plástico, del que se producen cerca de 300 millones de toneladas al año.

De las gigantescas cantidades de este material, uno de los basureros predilectos es el océano, al que van a parar 13 millones de toneladas, siendo las bolsas de plástico uno de los principales enemigos del medioambiente.

Y para muestra, un botón: en promedio son 200 bolsas de plástico las que una persona utiliza al año, mismas bolsas que se demoran degradarse unos 400 años.

De hecho, la cifra para la biodiversidad del océano es alarmante. Se espera que de aquí al 2050 habrá mas plástico que peces. Y por mucho que existan iniciativas, como la nueva legislación nacional que prohibe la entrega de boslas en algunos recintos, parece que no hay mucha que vuleta que darle si no cambiamos la forma en que nos aproximamos al problema.

Así lo explica Daniela Honorato, coordinadora del programa Ciencias de la Basura, quien apunta que “aún fata que entendamos, que comprendamos que ese efecto es a nivel ecosistema, no es solo que sea feo y que estemos matando a las foquitas: es un problema que nos afecta  nosotros mismos”.

Pero por suerte, hay algunas mentes que tiene clara esta situación y ya trabajan para reemplazar las bolsas pásticas del mercado y reemplazarlas definitivamente por otras alternativas que no pongan en peligro al planeta.

Una de ellas es Lizanette Oyarzún de PlásticoVegetal.cl, quien, como lo adelanta el nombre de su emprendimiento, diseña plástico vegetal, el que al prenderse fuego se deshace para volverse uno con el ecosistema degradándose.

Básicamente, a diferencia del plástico, en tan solo un año ya puede estar desapareciendo, mientras que uno tradicional, demoraría cientos de años.

Y es que las consecuencias de este material que venimos usando por décadas están matando al planeta y solo basta echar un vistazo a imágenes de cómo mueren cientos de animales en el planeta asfixiados o enredados en bolsas plásticas para que la situación quede más que clara.