Estos son los siete errores que no puedes cometer nunca en una entrevista de trabajo

16456280

[box type=»shadow» ]A un entrevistado no le vale simplemente con ser el candidato idóneo para un puesto de trabajo. Hay comportamientos que pueden dejarle fuera del proceso de selección. Los expertos recuerdan que hay que ser puntual, no mostrarse pesimista, dejar las dudas sobre el salario para el final y no hablar mal de jefes y compañeros de anteriores empleos.[/box]

1. No hay nada que dé peor impresión que llegar tarde. Si eres impuntual, antes de comenzar el «cara a cara» ya estás ofreciendo unamala imagen de ti.

2. Nada más iniciar la entrevista, preguntar el salario. Es evidente que es un tema importante, pero debes dejarlo para el final y mostrar mayor interés en las motivaciones y expectativas del trabajo. Frases como: “Necesito saber el salario, para mí eso es lo principal” o “¿antes de empezar quisiera saber cuál es el salario de este trabajo?”, no son positivas y pueden eliminarte del proceso directamente.

3. Hablar mal del jefe o los compañeros de tu anterior trabajo. “Mi jefe no sabía tratar a las personas” o “mi jefe era un inepto” son unas expresiones inadecuadas.

4. Responder sobre las debilidades y fortalezas cosas que no tienen relación con la oferta, que no dicen nada de ti en el ámbito laboral o que son cuestiones excesivamente personales que no es necesario que compartas con el entrevistador.

5. Provocar interrupciones. Asegúrate de tener el móvil apagado. En el momento de la entrevista no debe de haber nada más importante que la propia entrevista.

6. Responder de forma muy escueta o de manera muy extensa. Debes ser concreto, directo y con ideas claras. Practicar previamente posibles respuestas, te ayudará a argumentar de mejor forma tus opiniones.

7. No te muestres desanimado, ni pesimista. No es el momento ni el lugar para ello, todo lo contrario. Energía y entusiasmo es lo que se busca en los candidatos.

«Es importante que vayas preparado, con ideas claras y ordenadas. Pero si bien es necesario que demuestres seguridad y confianza en ti mismo, existen aspectos que comunican y no necesariamente son tus respuestas. La puntualidad, la formalidad o tu lenguaje no verbal son aspectos que aportan información relevante del tipo de profesional que eres.

Vía La información