Conoce la casa del terror que debes recorrer sin ropa

shocktoberfest+naked+promo

[box type=”shadow” ]Las casas del terror en ferias y parques de diversiones alrededor del mundo van de lo aterrador a lo absurdo: una casa donde siempre es Halloween y en la cual nos adentramos tal vez por las mismas razones por las que vemos películas de terror: para experimentar cierta vulnerabilidad desde una posición segura, para darnos un rush de adrenalina o simplemente para sentir alivio al volver a la realidad. Pero una atracción llamada The Naked and Scared Challenge lleva el reto un poco más lejos.[/box]

La idea es sencilla pero interesante: una casa de los espantos la cual debes recorrer desnudo o con ropa interior, a solas o con un grupo. Los boletos se reservan con anticipación en línea ($20 USD por cabeza) y es sólo para mayores de 18 años. Su creador, Patrick Konopelski, es el presidente y dueño del Shocktoberfest, un parque de diversiones en Pasadena. Luego de 22 años en el negocio de los sustos profesionales, Konopelski llegó a la conclusión de que “a la gente le da miedo estar desnuda. Y, en un sentido, nos permite ir de regreso a nuestras raíces. En lugar de animatronics, ahora podemos asustarte con una pluma.”

Y es que, como afirma Konopelski en una entrevista, “la gente tiene problemas en separar la desnudez del sexo. Esto es acerca de estar desnudo y vulnerable”, lo que nos lleva a pensar que la ropa es justamente ese disfraz con el que nos enfrentamos a los horrores del mundo. Sin ropa, nuestro cuerpo está expuesto de manera más sensible a los cambios de temperatura, nuestra piel es un sentido continuo que recibe información de nuestros alrededores –y si esta información involucra situaciones aterradoras, el resultado es una aventura para los amantes de la adrenalina. Pero eso sí: sólo puedes tomar el recorrido a solas o con el grupo con el que compres los boletos. Como dice su creador, “esta no es una atracción para conocer extraños” mientras estás desnudo –y cualquier comportamiento fuera de lugar pondrá bajo alerta a alguno de los 12 guardias de seguridad que probablemente no veas, pero que están cuidándote para que te asustes pero estés seguro.

Vía Avant sex