Dedícate a eso que realmente amas

dedicate-realmente-amas

Todo el mundo aspira a dedicarse a aquello que realmente ama. Pero, ¿es esta la única opción para ser felices con nuestro trabajo? Depende. Cada momento de nuestra vida puede dictarnos necesidades diferentes en materia laboral y es importante saber comprenderlas y actuar en consecuencia.

  1. Un trabajo puede rescatarte: en algunas oportunidades, tener un trabajo, sea el que sea, puede ayudarte a poner un poco de orden en tu vida. Tener una rutina, encontrarte regularmente con cierta gente y aportar a una meta grupal pueden ser el puntapié inicial para comenzar a construir tu propio camino. Si te encuentras algo perdido y sin saber lo que realmente quieres hacer, conseguir un empleo es una buena manera de organizar tus pensamientos y tu tiempo para descubrir aquello que en realidad necesitas.
  2. Hacer lo que amamos: hacer algo que nos apasiona no significa siempre ganarnos la vida con ello. Muchas veces la opción de mantener nuestra pasión fuera del ámbito económico es una alternativa que nos permite satisfacer nuestros intereses personales en el tiempo libre y sin presiones de ningún tipo. Son muchos quienes prefieren, por ello, conservar sus aficiones separadas de sus obligaciones, construyendo así su propio espacio personal de confort y placer.
  3. Amar lo que hacemos: a veces, el empleo que tenemos no está directamente vinculado con aquello que nos apasiona; sin embargo, encontrar en él algo que nos genere placer y nos comprometa es una clave fundamental para poder cumplir con nuestras obligaciones y ser felices al hacerlo.
  4. Persigue tu pasión: finalmente, cualquiera sea la situación en la que te encuentres, ir tras aquello que realmente te moviliza es vital para la satisfacción personal. Sea que lo desees realizar en tu tiempo libre o que te paguen para ello, dedicarte a lo que verdaderamente te apasiona será siempre la elección correcta.

Vía adecco