Boletas incluyen alcohol y hasta un taladro: auditoría cuestiona gastos de parlamentarios

Vía BíoBío

Publicado por Verónica Reyes

El Comité de Auditoría Parlamentaria detectó una serie de irregularidades en el uso de los fondos que senadores y diputados reciben del Estado para su trabajo legislativo, calificando dichas situaciones como “poco prudentes”.

La información quedó en manos del Consejo Resolutivo de Asignaciones Parlamentarias (Crap), al que se le solicitó un pronunciamiento al respecto, pues advirtieron de gastos poco prudentes y nada de austeros.

Según lo publicado por diario La Tercera, no se detallaron nombres de los parlamentarios fiscalizados, ya que la lista aún no es pública.

Alcohol y propinas

“Se ha detectado la inclusión de consumo de alcohol en las rendiciones. En concepto del comité, el alcohol no puede considerarse alimento, al no constar de nutrientes para el organismo”, subrayó el informe.

Tras la auditoría, también se pidió al Crap que regule los reembolsos de los pagos de propinas, que en general los parlamentarios también incluyen en sus rendiciones.

“El comité estima conveniente poner en conocimiento que en la auditoría se han advertido gastos que no parecen enmarcarse en los criterios de prudencia y austeridad que deben orientar el uso de asignaciones”, precisaron, recomendando que se establezca que éste no exceda el 10%.

Sobre $100 mil en taxi

En este mismo contexto, se detectó que algunos parlamentarios se trasladan desde Santiago hasta Valparaíso -ciudad donde está emplazado el Congreso- en taxi, pagado sobre los $100 mil por aquel servicio. Incluso, hay rendiciones al respecto que no precisan trayecto.

Conforme a lo publicado por La Tercera, el diputado Enrique Van Rysselberghe -de la Unión Demócrata Independiente (UDI)- confirmó que en sus rendiciones incluyó este tipo de movilización en un tramo desde el aeropuerto de la capital hasta el Congreso.

“Es cuando tengo premura en el traslado. Está la opción de arrendar un auto. (…) Voy a un ministerio y no me ubico bien en Santiago (…). Hay otras opciones, y en su minuto el Consejo dirá. Pero hoy está la libertad de poder tomarlo. Y cuando tomo un taxi, tengo una persona que me maneja. Entonces, yo puedo ir trabajando”, explicó al matutino.

Van Rysselberghe precisó que él sólo posee un vehículo para trasladarse en la zona que representa (Concepción).

Alojamiento y $200 mil en un taladro

La revisión de los gastos reveló que la diputada del Partido Comunista (PC), Camila Vallejo, rindió a principios de 2017, la suma de $200 mil por la compra de un taladro en la tienda Homecenter. El objetivo de la herramienta era ser utilizada en arreglos de remodelación de su oficina.

Por último, otros gastos cuestionados fueron el de los alojamientos y bencina: parlamentarios entregaron boletas por estos conceptos cuyos montos excedían el millón y los tres millones de pesos, respectivamente.