Rescatan a perros que estaban destinados a ser consumidos durante los Juegos Olímpicos de Invierno

Los canes fueron liberados debido a un aplazamiento de la matanza, en un intento por cerrar el local en que se encontraban estos animales.

Vía AhoraNoticias

Foto: Mirror.co.uk.

En el período previo a los Juegos Olímpicos de Invierno, las autoridades de Corea del Sur intentaron sofocar las críticas en todo el mundo al ofrecer 12 grandes subsidios a las tiendas de alimentos, a cambio de retirar la carne de perro de los menús.

Pero, cuando reemplazaron sus platos tradicionales por carne de cerdo, muchas ventas cayeron en picada y sólo dos locales permanecieron registrados para el acuerdo.

Los perros se venden vivos en los mercados y se matan para los clientes, o se los mata y se venden en las articulaciones.

Los letreros publicitarios sobre las sopas de carne de perro han sido reemplazados por otros más neutrales, para evitar causar “una mala impresión a los extranjeros” durante los Juegos.

Sin embargo, hay algunos mataderos que siguen activos para la comercialización de este producto durante la cita Olímpica.

Este fue el caso de un matadero donde los canes eran asesinados brutalmente mediante la electrocución, lugar en el que la Humane Society International (HSI) persuadió al propietario a renunciar a su establecimiento, ayudándolo a iniciar un negocio diferente, justo una hora antes de que empezara con la matanza.

Su decisión salvó a 90 cachorros y perros adultos de una posible muerte para ser servidos en restaurantes cerca de la Villa Olímpica de Invierno en Corea del Sur.

Una de las miembros de HSI, Wendy Higgins, señaló al periódico británico Mirror, que “mientras el mundo observa a los atletas en Pyeongchang, no olvidemos que habrá perros acurrucándose en jaulas de alambre, sin saber si hoy es el día de su muerte. Los coreanos confían en nosotros para cambiar su destino.

Wendy agregó que “esta será la undécima granja de carne de perro que hemos cerrado permanentemente. Pero el objetivo estratégico de estos rescates va más allá de los números salvados. Es para demostrarle al gobierno que cada vez más productores de carne de perro quieren salir del negocio, ya que reconocen que se trata de una industria en extinción”.