fbpx

Ellos la hicieron: Los tres socios que vendieron Cornershop a Walmart en US$225 millones

Vía LaTercera

Partieron con Clandescuento –que vendieron a Groupon- y luego se dieron cuenta que el negocio estaba en resolver el problema de la “última milla”, el gran dolor de cabeza de los retailers. Así fundaron Cornershop.

Hace once años, Daniel Undurraga, Juan Pablo Cuevas y a Oskar Hjertonsson, fundaron una plataforma de servicios online –pionera en ese entonces- llamada Needish. De ella surgiría, algunos años después, Clandescuento, que venderían en 2010 a la gigante internacional de descuentos Groupon.

Las ganancias de esa venta fueron cuantiosas, pero en vez de retirarse, decidieron volver a los negocios. Uno de los tres, Oskar –de origen sueco y quien llegó de intercambio a Chile- se fue a estudiar en 2012 a San Francisco, EEUU, y se maravilló con las aplicaciones para comprar por internet que allí había disponible.

A su regreso, pensó que esta idea podía replicarse en América Latina, donde aún no estaba disponible este servicio. En 2015, y tras darle varias vueltas a la idea, los socios crearon una plataforma de despacho de supermercados, que llamaron Cornershop.

La propuesta era simple, pero buscaba atacar una de las principales dificultades que enfrenta el retail: el negocio logístico y específicamente la denominada última milla. Se trata de un verdadero “zapato chino” para las retailers, que están enfrentando una demanda explosiva de clientes que buscan despacho a domicilio por sus productos. Solo Cencosud reportó que el primer semestre sus ventas online crecieron 54% y la penetración del e-commerce fue de 3,6%, un crecimiento de más de 140 puntos base en comparación con 2017.

Por ello, Cornershop se erigió como un socio estratégico para estas empresas. Actualmente entrega más de 3.000 pedidos por día, en un plazo de entre 60 y 90 minutos como máximo.

Nace Cornershop

La idea les hizo clic a los tres, pues era básicamente adelantarse a una tendencia que se veía venir y que estaba creciendo en los países desarrollados, por lo que era inevitable que también prendiera en Latinoamérica y sobre todo en Chile, donde el consumidor tiene un perfil más sofisticado que en el resto de la región. En 2015, los tres socios volvieron a juntarse.

“Nuestra idea siempre ha sido crear empresas en las que se puedan hacer cosas a gran escala sin la necesidad de contratar a muchas personas”, dijo Undurraga, uno de los fundadores, a PULSO en 2017.

“Pensamos en México, teníamos la experiencia en Groupon, el mercado es de US$200 mil millones, en Chile son US$20 mil millones”, añadió entonces Undurraga.

Ello los llevó a realizar dos rondas con inversionistas en Estados Unidos. En la primera recaudaron US$7 millones y en la segunda, US$21 millones. En ellas participaron fondos como Accel Partners, Creandum, Jackson Square y ALL VP. Todos ellos quedaron como accionistas de Cornershop, por lo que ahora vieron multiplicarse la inversión.

Con la última ronda de inversión, materializada el año pasado, el plan era fortalecer la compañía y ampliarse a más ciudades. En el caso de Chile, abrirse y salir de Santiago.

En 2017, los socios ya veían la necesidad de establecer algún tipo de colaboración con alguna cadena de gran tamaño para seguir creciendo. “Mientras no tengamos una alianza con algún supermercado para ofrecer al mismo precio es difícil que nos expandamos. No sé si tiene sentido irse a una ciudad pequeña con una propuesta más cara. Preferiría esperar. En México tenemos alianza con dos supermercados al mismo precio que la tienda y eso hace que el producto sea más barato que ir al supermercado, porque no pagas bencina ni estacionamiento, entonces tenemos algo mucho más masivo. En cambio acá todavía es un producto ABC1”, dijo hace un año Undurraga.

Actualmente, Cornershop agrupa a unos 4.000 “shoppers” o repartidores –quienes compran los productos directamente y se los entregan a los clientes en sus domicilios- y de los cuales un 49% son mujeres, con predominancia de jóvenes profesionales recién titulados o en proceso de titularse.

La idea de Walmart es aprovechar el know how desarrollado por los socios, por los que en principio estos seguirían en la compañía, al menos un tiempo. Hasta que creen otra compañía como Clandescuento o Cornershop. Hasta que vuelvan a hacerla.