Confesiones laborales: #24731 No quiero volver

Soy Educadora de párvulos. Y ustedes pensarán que vienen muy de cerca la recomendación pero soy una buena trabajadora. Me gusta mi pega. Estudie por vocación. Soy de las educadoras que siempre esta en la sala porque me gusta asegurarme que lo que planifique de verdad se haga como quiero. Me llevo bien con mis técnicos, formamos un buen equipo. Creo en la pedagogía del amor, trabajo con niños en riesgo social que lo pasan muy mal por eso procuro que en mi sala estén bien, que reciban amor, que esas 8 horas sean felices y se sientan queridos.

Me llevo bien con las familias y trato de hacer bien mi trabajo, lo que esta a mi alcance siempre lo hago.

Nunca había estado tan feliz de trabajar desde casa, me hace falta el contacto con mis niños.

Pero no ver a mis colegas a diario ha sido un tremendo alivio.

Siempre Leo en las confesiones sobre el mal ambiente laboral que recomiendan enfrentar a los colegas tóxicos. Y ya no se que es mejor.
La directora me quiere mucho, las supervisoras también, por que les gusta mi trabajo y eso genera un ambiente del terror.

Una vez una colega me dijo ‘ no entiendo por qué la supervisora te quiere tanto ‘y yo le pregunte’ por qué?? Acaso soy muy penca?’.. se quedo callada. Y así siempre. Mi manera de enfrentar a alguien siempre es con una pregunta y siempre se quedan calladas.

No soy una mujer peleadora por lo tanto mi forma de enfrentar a alguien siempre es muy educada.
Una ex colega y que es muy amiga mía me dijo que ella se cansó y se dio cuenta que no pudo vencer el mal ambiente así que la única opción fue unirse al enemigo y siempre me recomienda que lo haga. Pero no puedo, no seria yo… me niego a pasarme al lado oscuro, esa no es la solución. Siempre pienso en que si fuera jefa mi primera regla sería esa.. no permitir un mal ambiente.

Solo pensar en volver en forma presencial me deprime, me angustia, me cansa.

Porque la gente es tan mala leche?? Una vez en otro trabajo me hicieron la vida imposible. Ya no sabía cómo actuar. Me quedaba callada frente a cada agresión y ellas pensaban que con esa actitud me creía mejor que ellas. Vivo con mi pareja y nunca le dije nada .. todo me lo guardé hasta que no pude más, me dio una crisis de pánico en el supermercado, gritaba, lloraba y pensé que me moría, terminé en el hospital con taquicardia.. todo por lo que vivía en el trabajo. Mi cuñada es abogada y terminamos poniendo una demanda por acoso laboral.. fue horrible.

Solo me gustaría volver al trabajo por mis niños.. solo pensar en volver a ver a las colegas me hace enfermar del estómago.

Nadie debería trabajar así, nadie debería ser infeliz solo por tener que trabajar.

No quiero volver a ese nido de víboras. 

Esta y otras confesiones en https://www.confesioneslaborales.cl/page.php?page=view&confession=24731&fbclid=IwAR39IQZsgR0IGlLwIsdG3rHlGiWBaOsppSHONehWw4cMhrhH93SPYyClcqc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post

Ingreso Familiar de Emergencia: Conoce todos los pagos del bono que puedes cobrar

Next Post

Habilidades digitales necesarias para el trabajo remoto

Related Posts