Consejos para ser contratado después de una práctica

09_humanidades_etica_profesional

La práctica es un excelente medio para entrar en el mercado laboral pero para ello deberás construir un proyecto profesional válido y demostrar tus capacidades en la empresa. Sin embargo, tu saber-hacer y tus competencias adquiridos no serán los únicos elementos que serán valorados al momento de analizar tu candidatura; tendrás también que mostrar una buena actitud e integrarte bien en el equipo.

A continuación te presentamos una serie de consejos para tener todo de tu lado durante ese proceso:

Piensa a largo plazo

Durante tu período de práctica involúcrate al máximo en los proyectos de la empresa y trata de no limitarte a las tareas que te sean asignadas sino de mostrar interés en todos los ámbitos. Fíjate un objetivo a largo plazo, no solo por los meses que dura tu práctica.

Toma la iniciativa

Durante tu práctica, tus colegas esperarán de ti que cumplas tus misiones y te limites a tus tareas; tendrán claro que estás ahí para aprender, pero puedes sorprenderles con mayores aspiraciones. Sin embargo, ten cuidado de no ser excesivo en este sentido. Para no ser considerado demasiado ambicioso te recomendamos observar antes el funcionamiento y las dinámicas de grupo de la empresa.

Intégrate

Tu saber-hacer será suficiente para ser reclutado al fin de la práctica. Tendrás también que demostrar tu buena adaptación en el ambiente laboral y tu integración en el equipo. Cuida mucho tus relaciones personales dentro de la compañía y genérate una buena red de contactos tanto con los empleados como con el resto de practicantes. Participar de las reuniones informales te permitiría crear lazos importantes y tantear las posibilidades de contratación.

Aunque seas tímido, haz el esfuerzo de juntarte con los colegas durante los almuerzos, las pausas café o en los asados de fin de semana. De lo contrario, corres el riesgo de perderte buenas oportunidades o de ser juzgado como asocial o pretencioso.

No temas preguntar

Cuando se acerque el final de tus prácticas no dudes en mostrar tu interés por quedarte en la empresa y acércate a la persona adecuada. Puede ser tu responsable directo, el referente en el departamento de RRHH, tu tutor de práctica…Es recomendable que te prepares esta reunión y te hagas una lista de motivos por los que te interesa seguir en la empresa.

Y, si finalmente llega el momento de la oferta laboral tras terminar tu periodo de prácticas, antes de aceptar inmediatamente deberás valorar una serie de aspectos, como el nivel de sueldo, las ventajas sociales (primas, Isapre…)etc.

Las posibilidades no se limitan a tu lugar de prácticas

No te desanimes si en la empresa donde has hecho las prácticas no existe ninguna posibilidad de contratación; tu experiencia puede abrirte muchas otras puertas. Sobre todo, antes de irte, trata de que tu jefe te recomiende en Linkedin y te escriba una buena referencia en tu cv.