10 (+ 1) consejos para encontrar trabajo

Trabajo-desde-casa

1.- Buscar un trabajo es un trabajo: porque lo he hecho más de una vez, y porque lo he visto cientos de veces, parto diciendo que buscar trabajo es un trabajo: requiere esfuerzo, práctica, disciplina, convicción, técnica, etc. Aquel que crea que es cosa de postular cuando «aparece» un aviso, está muy equivocado. Mi mejor ejemplo es un amigo que tuvo 874 entrevistas o conversaciones con distinta gente antes de encontrar un trabajo. Demoró 11 meses, y tuvo todos los días, partiendo a las 8:30 AM, al menos 3 conversaciones, entrevistas, o cafecito, con alguien. Un alguien que buscaba a una persona o no.

2.- El empleo se da en el cruce entre mi trabajo y una necesidad, no es una limosna: suena obvio, pero hay que decirlo, dado que mucha gente en la desesperación por encontrar trabajo, parece más pidiendo una limosna, y eso influye tremendamente en la actitud y la disposición emocional a la búsqueda. Comienzan a mandar su CV a cualquier parte, a transar sus expectativas de desarrollo profesional, el sueldo, valores y principios. También caen en un ánimo pesimista y muy poco atractivo para quien podría contratar.Lo que debiese suceder es que uno conozca sus capacidades, tenga claro su propósito en la vida, y encarne una propuesta de valor para los potenciales lugares en los que podría trabajar. Recordar a Aristóteles, quien decía que tu vocación era el cruce entre tus dones y un servicio a la sociedad.

3.- Es muy difícil ser una buena oferta sin un propósito en la vida: relacionado con el punto anterior, puede que sirva para trabajos masivos y relativamente poco exigentes. Pero lamentablemente el mundo no está así, los trabajos sí suelen ser exigentes, y eso demanda expertiz y pasión. Es el propósito y el sentido los que alimentan esa pasión. Es decir, las respuestas acerca de para qué es mi vida, para qué trabajo, o por qué hago lo que hago, es fundamental. Y ojo, ganar dinero no es suficiente, y tanto la pasión como la desidia, se comunican, proyectan, y transmiten.

4.- El mundo es para «Fórmulas 1»: la hipercompetitividad del mundo de hoy, nos obliga a dedicarnos (con pasión) a aquello en lo que somos muy buenos o excelentes. Ni siquiera para lo que soy bueno, lo que soy excelente. Y como dicen los clichés, además tendrá que ser talento con muchísimo esfuerzo. Es decir, encuentra y cultiva ese ámbito en el que serás un fórmula 1.

5.- Tu red de contactos es la red de tu red: años atrás publicaba otro post en el que estadísticas de un estudio de Stanford, arrojaba que los conocidos sirven más que los amigos para encontrar trabajo. Gente que uno ve menos de una vez al año. El estudio no arroja conclusiones de las razones del fenómeno. A mí se me ocurren cosas como que los cercanos si no te dieron trabajo, es porque no pueden en ese momento, o por el temor al compromiso, pero el hecho es que es más fácil encontrar trabajo a través de gente conocida. En mi experiencia, lo relevante es identificar como parte de tu red de contactos (que creo tiene más que ver con vínculos, pero esa es otra conversación), a la red de tu red. Todos esos a los que puedes llegar porque sí son cercanos de tus cercanos. El compañero de curso de tu amigo del trabajo, el primo de tu cuñado, el vecino de tu amigo del fútbol, etc, etc, etc. La multiplicación es simplemente exponencial.

6.- Linkedin es vital: tanto por ser la red social profesional, como porque las empresas de Head Hunter y las empresas en general, están enfocando el mayor de los esfuerzos de reclutamiento en Linkedin. Y quiero ser enfático: EL MAYOR ESFUERZO. Hay que tenerlo al día, en inglés si es necesario de acuerdo a tus propósitos, completo, con detalles, con una buena red de contactos, con recomendaciones, etc.

7.- El CV es sagrado: el CV es una forma de contar quiénes somos y lo que hemos hecho, de manera que quien lo lea crea que le puedes servir. Ahora bien, como es un relato y no «la verdad», debe ser ajustado a cada postulación. No estoy diciendo mentir, sino que contar lo que al otro le sirve entender, y de la forma que lo pueda entender, para evaluar que le puedes servir para el cargo. Además, considerar que en los modelos de empresas burocráticas (todas con cierto volumen y nivel de complejidad), que tienen Descripción de Cargo, por decirlo de una forma, demendarán ciertas competencias de nosotros, y otras no. Es más, demandarán que «desaprendas» ciertas cosas que hasta la fecha podrían ser parte importante de tu propuesta de valor. En resumen, ajusta el CV para cada postulación, una vez hayas conocido con la mayor profundidad posible el cargo, la empresa, su cultura, y la persona que tomará la decisión.

8.- El sueldo es tu precio, y el precio comunica: la necesidad hace al hombre, por lo que este punto es en el escenario que puedes elegir o dilatar situaciones. Si tienes urgencia por llevar comida a la casa, esto es simplemente un lujo. Si no es el caso, recomiendo tener expectativas realistas e informadas del sueldo de mercado para alguien como tú, y para la posición a la que estás postulando. Son los dos elementos. Luego de tener clara esa banda de precio, no bajar del piso que te has fijado, o no cobrar menos por hacer un cargo que en el mercado es más caro. El sueldo es parte de la comunicación de la oferta que eres, por lo que podrías generar desconfianza si cobras muy barato. Un BMW de $4.990.000 no es un BMW. Así de simple.

9.- Si eres bueno para algo, eres malo para todo lo contrario: en general, cuando tenemos una habilidad, carecemos de la habiliad contraria. Es decir, si eres bueno para tener una visión general de las cosas, eres malo para los detalles, si eres bueno para la acción y llevar a cabo los planes, eres malo para detenerte y reflexionar, si eres firme en tus decisiones, eres poco flexible a revisar y cambiar de opinión. Con esto, quiero decir que no hay que temer a hablar bien de uno, cómo tampoco a reconocer debilidades. El punto es conocerse bien, saber en qué eres excelente, y buscar trabajo en aquello que sirves más, y no en los que no tienes fortalezas. Lo segundo importante, no es no tener debilidades, es conocerlas y administrarlas. Eso se espera en una entrevista.
10.- Hay empresas y empresas: el mercado laboral se distribuye en números gruesos en un 80% de PYMES familiares, un 10% de Medianas a Grandes, y un 10% de Multinacionales también de Medianas a Grandes. Acceder y desenvolverse en cada una de ellas es absolutamente distinto. Puedes ser quien eres y haber estudiado lo que estudiaste, pero trabajar en unas u otras te demandará paradigmas y competencias absolutamente distintas.
Respecto de las multinacionales, quiero hacer el énfasis en tres cosas: en general buscan con Head Hunter y estos no arriesgan, colocan «sandías caladas», el inglés es fundamental, tienden a ser full meritocráticas y muy flexibles (en varios sentidos).

11.- Conoce tu Pecera: simplemente, conoce tu pecera. Reconoce lo que aprendiste acerca de la vida, el trabajo, el poder, el éxito, el mérito, las relaciones, y observa que lo aprendiste de una cierta forma porque te lo enseñaron en «la pecera» que creciste. Probablemente no tienes idea de qué hablo o cuáles son esas peceras. Es un esquema que inventé hace un tiempo, y que puedes conocer pinchando aquí. Te lo recomiendo.

¡ Suerte!

 

Vía Francisco Cerda