El poder del inglés y la responsabilidad de la educación superior

Vía Comunicado de Prensa

En un mundo globalizado e interconectado, donde los negocios se hacen con distintos continentes y, las competencias son muchas, el inglés es una herramienta fundamental. Sólo imaginar que si antes tenías un profesional, hoy con la oferta en educación superior, estos se triplican.

Debido a esto, cuando llega el momento de enfrentar el mercado laboral, tener una habilidad extra a mi carrera, es imprescindible.

El inglés, puede ser catalogado como una especie de quinto poder, recordemos que esta lengua se consolidó con los movimientos políticos y económicos ocurridos en la década de los 80 y principios de los años 90. En esta breve época la caída del comunismo y el predominio del sistema capitalista, sumado a la universalización de la economía convirtieron al inglés como el idioma universal.

Hoy, Chile está perdiendo su lugar en este mundo de poder. Una encuesta de noviembre de 2016, señalaba que nuestro país, de 72, se encuentra en el número 42 del manejo de este idioma (Fuente EF).

No podemos entonces, educar a nuevos profesionales, olvidando el manejo del inglés, ya que la  estandarización de las formas de trabajo en las empresas las obliga a contratar profesionales capaces de manejar al menos una lengua diferente a su idioma nativo. De ahí que muchas ofertas laborales, principalmente en puestos de alta dirección, tienen como requisito obligatorio el saber inglés avanzado.

La solución apunta a incentivar el inglés en los colegios, fomentar los viajes de estudio al extranjero y contar con más profesionales bilingües que entreguen su experiencia a las nuevas generaciones.

En caso de no haber desarrollado el dominio de este idioma desde temprana edad, aún quedan muchas y variadas oportunidades para asumir este desafío. A la posibilidad de viajar e interactuar con nativos de esta lengua, por ejemplo,  la Universidad Chileno-Británica ha expuesto un modelo educativo con carreras tradicionales, pero que cuentan con una mención en inglés. Algo que debería ser imperativo en toda la educación superior.

Aprender inglés permitirá no sólo optar a mejores condiciones laborales, sino que también entregará herramientas para derribar las fronteras idiomáticas y conocer realidades que hagan crecer la biculturalidad en Chile.