Les dije que no me despertaran: científicos prueban que existe relación entre dormir poco y andar idiotas

Vía Publimetro.cl

“Cuando se restringió el sueño, las personas informaron incluso más enojo”, establecieron los investigadores de la Universidad Estatal de Iowa.

Si eres de las personas que cuanto tiene sueño se pone idiota, pues ahora puedes decirle a todos quienes conocen que la ciencia confirmó que existe un vínculo concreto entre la falta de sueño y una mayor irritabilidad.

El trabajo fue realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Iowa, quienes midieron el estado mental de docenas de personas en Estados Unidos y el Reino Unido, comprobando por primera vez que perder dos horas de sueño o más hace a las personas ser más enojona.

Cabe mencionar que previamente otros científicos habían logrado establecer que la falta de sueño estaba relacionada con mayores cuadros de ansiedad o tristeza.

El trabajo, publicado en el Journal of Experimental Psychology, buscaba descubrir si el sueño era responsable de la ira o si la ira es responsable de la interrupción del sueño. Para ello separaron el grupo en dos y los sometieron a situaciones de estrés antes de dormir y a la hora de despertar.

Sobre el trabajo, el líder del estudio el profesor Zlatan Krizan, sostuvo -en declaraciones que reproduce el Daily Mail – que “en general, la ira fue sustancialmente mayor para aquellos que tenían sueño restringido”.

“Cuando se restringió el sueño, las personas informaron incluso más enojo, independientemente del ruido”, sostuvo. 

DESPERTAR IDIOTA

Tras analizar la conducta de los voluntarios, los investigadores detectaron que pese a que las personas son capaces de acostumbrarse a dormir con situaciones irritantes -como el ladrido constante de perros o ropa incómoda para dormir- “las personas con sueño restringido en realidad mostraron una tendencia hacia un aumento de la ira y la angustia”.

Los investigadores señalaron que con estos resultados en la mano, lo que buscan descubrir ahora es si la pérdida de sueño puede causar un comportamiento agresivo real hacia los demás.