¿Quieres armar tu propio negocio? Estos son los 10 mandamientos que debe seguir un emprendedor

Vía chvnoticias.cl

Ser tu propio jefe puede ser tan divertido y liberador como desafiante. Con estos consejos elaborados por un experto podrás poner las cosas en perspectiva y valorar la experiencia de quienes emprendieron antes que tú.

Todo el mundo lo ha dicho: ser emprendedor es desafiante, divertido, pero también es difícil. Tienes la ventaja de no tener jefe y adaptar tu horario de trabajo y también la desventaja de la inseguridad económica cuando estás recién partiendo.

Sin embargo, Erik Leiva, conocido empresario inmobiliario, destaca 10 consejos que deberías tener en cuenta siempre, porque son fruto de la experiencia, alegrías y fracasos de varios que emprendieron el camino del emprendimiento antes que tú.

1- No tratarás de resolver todos tus problemas en un día

Es inevitable sentirse desbordado a veces por los mil detalles y factores que involucra manejar tu propio negocio. Haz un listado y resuelve los problemas por orden de importancia. Nada es tan grave.

2- Seguirás juntándote con tus amigos

Iniciar tu propia empresa te consumirá una gran cantidad de horas al día, estarás cansado e irritable. Por eso mismo, debes esforzarte en encontrar en tu agenda aunque sea una hora para juntarte con tus amigos, conversar, compartir y desconectar del trabajo. La mente de lo agradecerá y verás como la creatividad fluye más rápido cuando vuelvas a tu oficina.

3- Te rodearás de personas que sepan lo que hacen y te aporten energía

Ya lo dijo Steve Jobs, tener en tu equipo a gente profesional y experimentada en la que confíes, te ayudará enormemente a que tu empresa despegue y puedas lograr tus metas más rápidamente.

4- Cumplirás meticulosamente con tus obligaciones financieras

Evita endeudarte más allá de tus capacidades económicas, cumple sagradamente con tus obligaciones y aunque sepas que necesitas nuevas maquinarias o implementos para desarrollar un mejor producto o entregar un mejor servicio a tus clientes, equilibra esas ansias de crecer con tu realidad, o correrás el riesgo de perder tu empresa.

5- Aprenderás de cada error o fracaso, pero no te culparás por ello

Todos los empresarios exitosos han tenido que pasar por varios fracasos antes de “darle el palo al gato”. Sin error no hay aprendizaje ni fortaleza, así que no te dejes abatir por las caídas y persevera. De todo se aprende algo en esta vida.

6- Trabajarás en un espacio que te genere alegría y te motive

La ciencia ya lo comprobó. Los espacios coloridos e iluminados estimulan la vista y actúan sobre el sistema nervioso, favoreciendo la imaginación, la creatividad y la alegría. Ten esto en cuenta cuando decores el lugar donde pasarás muchas horas al día. Que llegar a tu oficina te provoque felicidad y ganas de trabajar. No lo contrario.

7- La famosa “bicicleta” no te deprimirá

Todos los microempresarios pueden corroborarlo. Los primeros seis meses de vida de tu empresa son los más difíciles porque tienes que invertir mucho dinero y entregar tus productos o servicios sin tener la seguridad de que tendrás el retorno o ganancias esperadas. Es la famosa bicicleta: Los clientes te pagan, cancelas tus deudas, inviertes, te endeudas, te pagan y así sucesivamente. Si aguantas los primeros meses y no te deprimes con la bicicleta, habrás pasado el bautismo de fuego.

8- Nunca dejarás de contactarte con tus clientes

Mantén ordenadas y actualizadas las listas de tus clientes. Comunícate regularmente con ellos, ofréceles promociones e invitaciones a cualquier evento que desarrolles. Eso te permitirá estar presente en sus mentes y te dará más posibilidades de que te encarguen nuevos trabajos o te recomienden con su círculo cercano.

9- Ofrecerás garantía de todos tus productos o servicios

Es de gente recta reconocer los errores y si -por cualquier motivo- entregas un producto defectuoso o un mal servicio deberás hacerte cargo de ello y ofrecer de inmediato una solución que deje satisfecho a tu cliente.

10- Serás humilde

La bondad, la empatía y la consciencia de que no somos infalibles y podemos equivocarnos, son cualidades que atraen a las personas. No tengas ninguna duda de que tus clientes volverán siempre a buscarte si los tratas con respeto, cariño y entregándoles buena energía. Sé humilde y llegarás lejos.