Confesiones laborales: #25334 Todo se devuelve

Cuando era chica me molestaban porque usaba frenillos, era gordita y usaba lentes.

Para que les digo las «bromas» que me hacían, hasta que sali de 4 medio sufri enormemente, sobretodo de un compañero que se creía el más bacán del curso y del colegio, ese era el peor. Me acosaba y maltrataba no lo imaginan, me hizo la vida miserable.

Llegando a la Universidad me sacaron los frenillos y me opere la vista así que también me saque los lentes. Mi sobrepeso nunca lo perdí, pero tampoco es para tanto, mido 1,65 y siempre he pesado entre los 65-70 kilos. así que me transforme cual Betty la fea y por primera vez me sentía divina, pero siempre mantenía esa herida del maltrato que me hicieron.

Hace tres años egrese de la U y entré altiro a trabajar a una institución pública.
¡Y adivinen a quien me encontré aca!!! Si…!!! Al cabro chico (ya adulto obviamente) que me molestaba y me acosaba en el colegio.

Llegó hace poco a trabajar acá y hace el aseo. (Aclaro altiro que no tengo ningún problema con dicho trabajo pues siendo honrado solamente dignifica a quien lo realiza y respeto por sobretodo a quien lo ejerce).

Pero acá en la oficina son todos levantados, miradores en menos, entonces a este personaje ni lo pescan, ni lo saludan ni nada. Nunca lo consideran si compran algo para comer o le hacen el quite adrede cuando anda cerca y eso solamente porque es la persona del aseo. (Hay gente muy tonta, ahí una se da cuenta que el título no te hace ser mejor persona).

Yo sé lo que siente ser marginado de todo y que te miren en menos, y aunque nunca me ha pedido disculpas por el daño causado y me sigue mirando feo, yo si soy amable y cordial con él (y mi novio que también trabaja acá, igualmente lo trata con el debido respeto). Comportarme así me hizo tan bien en el alma, tanto así que me ayudó a sanar esas heridas del maltrato y perdonar, saber que en su lugar de trabajo, donde está casi todo el día, hay al menos unas personas que lo trata con cordialidad y esas personas somos mi novio y yo.

Yo creo que todo en la vida se devuelve. En mi caso, al entregar cordialidad hacia quien me hizo tantas heridas, me hizo recibir sanidad en mi corazón.

Eso es todo lo que quería decir. 

Esta y otras confesiones en https://www.confesioneslaborales.cl/page.php?page=view&confession=25334&fbclid=IwAR2te4DiaTSWF5qZjmUI2nuqvoF0VFtX9mRID61I6xPkaXrAwB0PhBGphg0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post

CuentaRut con chip: Los pasos para solicitarla desde tu domicilio y de manera gratuita

Next Post

Paula Daza: Vamos a tener Fiestas Patrias con mayores libertades que en 2020

Related Posts