Un atleta en la oficina

RUNNER

Sin duda que la vida sana, el deporte y el poseer hobbies fuera del trabajo, son aptitudes cada vez más valoradas por los empleadores en la entrevista laboral. No es raro que en plena reunión, te pregunten si juegas tenis, si sales a correr o si juegas fútbol (o tantos otros deportes). Sin embargo, de ser una tendencia esto comenzó a concretarse con muy buenos resultados.

Katty Zapata, Gerente General de Grupo Alcansa, nos comenta que estos perfiles «traen grandes y materializables beneficios para las empresas y los equipos de trabajo. Poseen una alta orientación hacia el liderazgo estratégico, son perseverantes, motivadores, saben manejar muy bien la presión y además cumplen un rol de coach muy importante para los equipos en los que se desempeñan».

Un artículo publicado por Forbes, indica estas características como propias de los atletas en el mundo laboral:

1. Tienen la determinación de practicar una tarea con rigor, sin descanso y con tenacidad

Los atletas son tenaces; rara vez o nunca se rinden. También tienen una fuerte ética de trabajo y la capacidad de respetar y hacer frente a los problemas inevitables.

2. Luchan hasta el final por alcanzar sus metas

Si una vía está bloqueada, encuentran otro camino hacia el éxito. Si su fuerza física se ha agotado, aprenden a trabajar más inteligentemente, no de manera más difícil. A medida que aprenden a ser más efectivos se vuelven más eficientes.

3. Desarrollan nuevas habilidades

A pesar de que un atleta está altamente especializado en ciertas habilidades tales como la velocidad, el bloqueo o la coordinación mano-ojo, también son buenos para adaptarse a los escenarios que requieren habilidades multifuncionales.

4.     Son emprendedores excepcionales

Al considerar los nuevos empleados, es probable que descubra que los atletas de negocio son a menudo ex (o actualmente) empresarios. Mientras que la gente de los grandes entornos corporativos pueden tender a especializarse en sus habilidades, un atleta de negocios está equipado para ver la visión más amplia de todo lo que va a hacer que una empresa prospere. Pueden pensar estratégicamente y están en sintonía con el “panorama general” y los objetivos a largo plazo. También saben cómo poner la estrategia en acción.

5.     Se esfuerzan por mantener el equilibrio

El exceso de comida chatarra y la falta de sueño no contribuirán a una sociedad sana o una actitud ganadora. Sus cuerpos deben ser fuertes y estar en buenas condiciones, por lo que los atletas entienden que no pueden engañar al sistema por mucho tiempo y esperar resultados positivos. Un verdadero atleta de negocios va a respetar las leyes del equilibrio de la energía, la salud, el sueño y la nutrición que les permitirá tener éxito y  no sólo en el presente sino en el largo plazo también.

6.     Trabajan bien con los socios y en equipo

Los atletas saben cómo aprovechar las cualidades singulares y complementarias de cada miembro de su equipo. Ellos saben que faltarle el respeto a un compañero, sólo contribuirá a la desaparición de la organización. De hecho, un atleta suele poner las necesidades del equipo o de un socio en igualdad de condiciones o incluso por delante de las suyas propias.