La “once-comida” puede ser fatal para tu salud, pero igual comemos 10,5 marraquetas a la semana

Vía chvnoticias.cl

Por primera vez Chile pasó a liderar el ránking de la OCDE de obesidad y es uno de los países que más come pan en promedio a la semana. Los expertos apuntan a los malos hábitos: «La comida rápida se está apoderando de nuestras vidas, tenemos poco tiempo para programar nuestra alimentación», planteó la nutrióloga de Meds, Ximena Muñoz.

Salir del trabajo, pasar más de una hora en la micro o el metro y llegar tarde a la casa, sin tomar once.

Así, por el tiempo que falta para cocinar y el cansancio de la jornada, varios chilenos han decidido incorporar una “once conduntente”, u once-comida, en sus rutinas, algo que no es recomendable según los expertos.

¿Es tan grave?

“Nuestra alimentación no es muy sana”, dice la nutrióloga de Clínica Meds, Ximena Muñoz. Y así lo muestran las cifras.

Por primera vez, Chile lidera el ránking de la OCDE de países con más obesidad, con un 74,2%, sobrepasando a México (72,5%) y Estados Unidos (71%).

Estudios han comprobado que reemplazar la cena por once impacta negativamente el perfil bioquímico y sus índices de colesterol, presión arterial, azúcar en sangre y contorno de la cintura.

¿Qué estoy haciendo mal?

El peligro de la once-comida es uno de los acompañantes infaltable en la mesa de los chilenos: el pan de la noche.

“Somos uno de los países que más pan come en el mundo: 10,5 marraquetas a la semana en promedio (…) el pan no es malo, la cantidad que estamos comiendo es la inadecuada”, explica la nutrióloga.

Según dice, el problema está, por un lado, en lo calórico y, por otra parte, en lo que dejamos de comer al preferir esa once-comida.

“Cinco porciones de frutas y verduras al día significa que usted debe comer una ensalada al almuerzo. Yo me pregunto cuántos niños la comen en el colegio, su única oportunidad de comer alguna verdura es en la noche, y no la estamos comiendo“, enfatiza.

Las verduras que faltan en la noche, explica, no sólo tienen que ver con reemplazar las comidas contundentes para no subir de peso, sino que tienen beneficios como el potasio (aportan al control de la presión arterial) y la fibra (para varios controles de cáncer).

¿Y qué hago ahora?

La clave es organizarse.

“Los fines de semana puede cocinar legumbres, congelarlas y puede durar varios meses”, dice Muñoz.

Además, remarca que es importante retomar viejas costumbres como ir a la feria el fin de semana, donde hay más variedad respecto a los supermercados. “Prepare con sus hijos un menú para la semana”, sugiere.

Otros consejos útiles pueden ser el llevar la comida para el trabajo, ahorrando tiempo en la oficina privilegiando los alimentos adecuados para uno, además de caminar 30 minutos de lunes a viernes para reducir el sedentarismo.

“Si estos 30 minutos los divides en 10, 10 y 10, vas a tener el mismo efecto metabólico”, asegura la especialista.

One Response

  1. Juan 15 octubre, 2019