¡Es que el sueldo no me alcanza para nada!

Si usted pudiera estirar su sueldo todas las quincenas lo haría. Algunos necesitarían duplicarlo o triplicarlo porque no les alcanza siquiera para pagar sus necesidades básicas.

Y no es precisamente porque ganen muy mal o tengan cantidad de responsabilidades. De ser así la única opción es cambiar de actividad o de empresa cuanto antes.
Pero las personas que sencillamente no saben en qué se les va su salario, que no tienen idea de dónde quedó su quincena, deben replantearse qué está sucediendo.
Nunca es tarde para empezar, solo necesita sentirse realmente preocupado porque su capital no crece. Al contrario se hace cada vez más lejano y su etapa productiva se desvanece muy rápido.
Vanguardia Liberal le presenta una serie de interrogantes para que se responda con total sinceridad qué está haciendo de manera errada y qué debe replantear cuanto antes.

La voz de experto

Jorge Juan Valencia
Administrador financiero
La clave para la organización de las finanzas es un presupuesto de ingresos y gastos. El segundo paso es realizar una lista de prioridades, saber que para mí lo primero es el arriendo, lo segundo los servicios y así sucesivamente de tal forma que cuando llegue el ingreso sepa qué se direcciona a qué y en el último rango qué podría esperar. El tercer paso es la disciplina, porque no saco nada si tengo un presupuesto muy bonito pero cuando recibo la mensualidad no aplico nada y termino en las mismas. La austeridad también es importante si quiero cumplir con mi objetivo».

Paso a paso para ser disciplinada con su presupuesto

1. Elabore su presupuesto y compare en qué se lo gasta mes a mes. Vaya corrigiendo por qué se sale de esa tabla.
2. Anualmente revise su patrimonio. Haga un análisis de cuánto dinero tenía en el banco cuando empezó el año y cuánto tiene al finalizar, si debía la casa pregúntese cuántas cuotas pagó este año y cuánto le falta ahora, lo mismo con el carro. Al final realice un balance para saber qué tanto creció económicamente.
3. No se deje llevar por la sociedad de consumo.

FUENTE: http://www.vanguardia.com/historico/97181-es-que-el-sueldo-no-me-alcanza-para-nada